Traductor

Fotoluminiscencia, introducción

Cuando designamos las palabras: fotoluminiscencia, fotoactividad o fosblspicforescencia, se piensa enseguida en juguetes y novedades como Frisbees o Yo-Yos, películas o materiales radiactivos.

El concepto de fotoluminiscencia no es nuevo, en las antiguas guerras se utilizaban estos productos impregnados en las manos para poder leer mapas y señalizar en la oscuridad. Posteriormente se utilizaron como materiales para sistemas de seguridad en edificios, aunque no con un buen resultado debido al poco tiempo de atenuación (tiempo que dura la emisión de luz) y a su baja resistencia.

El tema es mucho más serio e importante cuando profundizamos sobre este complejo fenómeno físico y sobre los llamados “materiales inteligentes”.

 Si pensamos que estos productos se pueden llega a utilizar para señalizar salidas de emergencia, delimitar rutas de evacuación, áreas de peligro, herramientas, áreas de trabajo o prevención de accidentes el tema cobra una relevancia vital.

 En los últimos años, la seguridad pública en edificios y lugares de trabajo ha adquirido creciente atención e importancia. El riesgo de incendio en edificios públicos, centros comerciales, estaciones de transporte subterráneo o en transporte aeromarítimo ha determinado la necesidad incuestionable de marcar vías de escape bajo las peores circunstancias, tales como cortes totales de electricidad, presencia de humos y situaciones de pánico.

2_comp

Escaleras en las que se han aplicado productos fotoluminiscentes. Vistas bajo luz natural y en la oscuridad

 

Fotoluminiscencia-Fosforescencia-Reflectancia

Muchos mamecanismo_foltolumteriales inorgánicos u orgánicos exhiben luminiscencia, es decir emiten luz visible o invisible durante y después de ser expuestos a la excitación de una fuente de energía.

Existen dos tipos de fotoluminiscencia: la fluorescencia y la fosforescencia. La diferencia entre ellos es el tiempo.

El principio básico de la fotoluminiscencia es simple: los electrones que orbitan alrededor de los átomos o las moléculas absorben energía debido a la colisión con protones durante la excitación. A continuación, se emite ese exceso de energía en forma de fotones (normalmente luz visible) durante cierto tiempo.

 

Existen dos tipos de fotoluminiscencia: la fluorescencia y la fosforescencia. La diferencia entre ellos es el tiempo.

 

 

 

 

 

Materiales fluorescentes bajo luz natural

Materiales fluorescentes bajo luz natural

Los materiales fluorescentes emiten luz durante nanosegundos al ser excitados sus electrones a un estado superior de energía. Es decir que necesitan de iluminación para incrementar la energía y generar colores altamente llamativos (pinturas de marcación de carreteras en construcción, demarcaciones y algunas tintas de rotuladores y pinturas). Por lo tanto, los fluorescentes, necesitan una fuente continua de excitación.

imagen032_wwwLos materiales fosforescentes, una vez excitados, emiten luz durante un tiempo prolongado de horas.

 

 

 

 

Un sistema fosforescente difiere de un sistema reflectante en que en este último los materiales necesitan ser iluminados constantemente para generar la reflexión (placas de matrícula, señales de carretera, captafaros de vehículos, chalecos,  bicicletas, cascos, … etc).

Señales de tráfico y captafaros